29 de julio de 2012

Coche rojo, coche amarillo

Coche rojo, coche amarillo

Dos coches en uno. En una pequeña concentración de vehículos antiguos, sus dueños los exponen afortunados de poseer un trozo de la historia del automóvil. Los mantienen tan limpios y relucientes que al fotografiar uno se refleja otro.