1 de enero de 2011

Dedicatoria

A todos aquellos que tienen una gran originalidad,
que sueñan con elfos y piensan en duendes,
y que aun mayores todavía creen en las hadas.

A todos los abuelos que cuentan batallas
a sus nietos y a todos los nietos
que escuchan las batallas que cuentan sus abuelos.

A todos aquellos que les gustan escribir
y contar sus historias y aventuras.

A todos aquellos que creen en algo,
que tienen una misión en la vida,
que les gustaría cumplir sus deseos
y hacer realidad sus sueños.

A todos aquellos que me han hecho sonreír alguna vez
y a los que yo también les haya hecho sonreír.

A todos aquellos que sean felices con lo que tienen,
ya sea mucho o poco, lo importante no es el dinero.

A todos aquellos con ganas de vivir,
con nuevos proyectos y metas a las que llegar.
A los que no ven el mundo en blanco y negro.

A todos aquellos que buscan la libertad
hasta en los sitios más cerrados
y que encuentran la luz en los sitios más oscuros.

A todos aquellos que lo dejarían todo por un solo abrazo,
y que se derretirían con una sola mirada.

A todos aquellos que cuando se despiertan
todavía siguen soñando,
y que con una gran imaginación pueden crear
un mundo mágico lleno de música y colores.

A todos aquellos que se quieren tal como son
y que si pudiesen volver a nacer,
no cambiarían nada y seguirían siendo los mismos.

A todos aquellos que van donde la aventura les llame,
que son soñadores de viajes
y exploradores de nuevas experiencias.

A todos aquellos que suben al sol por las mañanas
y bajan de la luna por las noches.

A todos aquellos amantes de la naturaleza,
que les encantan los paisajes verdes y adoran a los animales,
que entran en un bosque y se olvidan de todos sus problemas.

A todos aquellos que creen que no saben nada
y en realidad lo saben todo,
y con una sola frase de estos,
bastaría para demostrarlo.

A todos aquellos que aunque son pobres de dinero
son ricos de otras cosas más importantes
como el amor.

A todos aquellos que hacen reír,
no por dinero ni por fama,
sino para hacer sonreír a los de su alrededor.

A todos aquellos que luchan contra las injusticias
y brindan por los problemas resueltos,
que lloran cuando hay guerra
y cantan cuando hay paz.

A todos aquellos que se levantan contentos,
miran al cielo y se preguntan
¿Quiénes somos?

A todos aquellos que van con flores por la calle,
contentos, alegres, enamorados,
llenos de felicidad y amor por todas sus venas.

A todos aquellos que aun teniendo mucho poder,
lo utilizan para hacer el bien y no la guerra.

A todos aquellos soñadores y pensadores
de mundos nuevos, de paraísos inimaginables
y de universos paralelos a los sentimientos.